Coloristas y Valoristas [MTSP N°89]

DOCUMENTOS

Hace poco me encontré con un libro publicado en 1869, una verdadera curiosidad que presentaba una metodología de estudio del arte explicada por su autora Marie Elisabeth Cavé dirigida a jóvenes aprendices (mujeres y sus hijas), aprobada y recomendada por el pintor francés Eugene Delacroix (1798-1863, perteneciente al Romanticismo) para el aprendizaje del dibujo y pintura al óleo y acuarela. Este librito llamó mi atención porque pone en perspectiva la evolución de la mirada pasada y presente acerca del arte, las técnicas, la sociedad, la historia y la cultura. La intención de Cave era enseñar fuera de los cánones empleados hasta ese momento, que se basaban sobre todo en adquirir el estilo, destreza y temáticas de los grandes maestros (imitación), lo hace de una manera absolutamente discursiva, con tratamiento y comentarios de tipo social, donde aparecen pasajes con conceptos como los que siguen:

Cave: El nombre de colorista esta reservado para el pintor que posee la ciencia de la armonía de los colores.  Quién no posea esta ciencia, colocará colores uno al lado del otro cometiendo una absurdidad. Este hombre es como un jugador de ajedrez que no sabe las reglas del juego, un cantante que canta una voz incorrecta para el oído. Una pintura realizada por una clase de pintor que no esta pintando, algo indescriptible, falso y discordante creado para la tortura de los ojos. Cuántos hemos visto en la famosa exhibición de 1848! Nosotros debemos confinarnos a trabajar con colores sin colores, cuando no tenemos el instinto por los tonos y no poseemos el talento para armonizarlos. (…) Color sin colores es Claroscuro. (pág 8-9)

Además de las palabras empleadas para explicar (ciencia de la armonía, instinto tonal…) que revelan al tipo de artista de la época (un elegido por los dioses), este pasaje hace referencia a los coloristas y los valoristas, históricamente dos maneras de trabajar la expresividad del color en una obra. Los valoristas eran aquellos que trabajaban con los grises y que traducían a valores de luz y de sombra la aplicación del color sobre el lienzo, asunto que dependía de la destreza técnica, la habilidad y entrenamiento del ojo. Se trabajaba primeramente la obra en escala de grises (grisalla o monocromo) para luego aplicar sobre esos el color. La profundidad del color quedaba en manos de la mayor distinción y variedad tonal, donde cada color adquiría su par en la escala de grises. Para explicar la técnica del claroscuro, Cave intenta aproximarse nada menos que a la La ronda nocturna de Rembrandt (que logra los efectos del claroscuro sobretodo a partir del acento que provoca una composición magistral); para la descripción de las herramientas como pinceles, espátulas, lienzos, papeles, etc. hace mención de un proverbio que revela el lugar del arte aceptado en ese momento histórico “Poor workmen never find good tools” (pág. 15), y a una educación basada en el imperio de la visión “los ojos juegan un papel importante en nuestras vidas. Por eso hay que perfeccionarlos, ejercitarlos y enseñarlos a ver para ver bien” (pág.38)

El Salón de 1848, mencionado en el párrafo pertenece al momento en el que el Salón de París redujo la cantidad de obras rechazadas para incluir en su exposición y admite la inclusión de obras de Gustave Courbet (Realismo) bien representado por su frase “si dejo de escandalizar, dejo de existir“, dado que desde 1830 aproximadamente los artistas que quedaban por fuera de los criterios de selección de la Academia de Bellas Artes, organizaban sus propias muestras privadas en salones de rechazados. Gustave Courbet tenía ideas y amistades por fuera de la Academia como Charles Baudelaire, Camille Corot y Honore Daumier, y sus temáticas costumbristas y de la vida cotidiana (proletariado, condición social, realidad de la vida) se oponían a los “temas elevados” propugnados por Eugene Delacroix, quién opinaba que Courbet malgastaba su talento al no pintar sobre temas religiosos, históricos y mitológicos (élite del arte).

Courbet representa los cambios sociales del paso de la sociedad preindustrial a la de inicios de la revolución industrial, aparición de las innovaciones técnicas como la fotografía en correspondencia con la filosofía positivista donde todo debía ser probado de manera empírica.

A más de 150 años de este librito, el concepto de arte ya no se emparenta solo con el dominio de una técnica y no tiene porque representar la realidad, la tecnología análoga y la digital han transformado y complejizado la definición del color y la palabra colorista ha adquirido nuevos sentidos relacionados más con los campos de la química, la iluminación, los materiales y la corrección del color, que ahora actúan en el campo del diseño. El software simplifica las grandes demandas perceptuales y de ejercitación que otras épocas demandaban, las técnicas que implican una escala de grises son resueltas automáticamente por un simple grayscale realizado por un programa sobre una toma fotográfica digital, no obstante sí sobrevive y se han acentuado aquellos aspectos que buscan la comprensión y conceptualización de la imagen, para poder operar sobre ella.

[archiveorg-book color00cav width=480 height=430]



Citar este post
Daniela V. Di Bella (2023, 15 septiembre). Coloristas y Valoristas [MTSP N°89]. Metaespacio. Recuperado 23 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/vmf3

Daniela V. Di Bella

Daniela V. Di Bella / Arquitecta – Magister en Diseño – PhD Educación Superior (nivel tesis). www.elojosalvaje.com - Buenos Aires - Argentina

More Posts - Website

Daniela V. Di Bella

Daniela V. Di Bella / Arquitecta – Magister en Diseño – PhD Educación Superior (nivel tesis). www.elojosalvaje.com - Buenos Aires - Argentina

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search